Me olvidé

Crecí creyendo que aquello que los demás reían era lo que hacía gracia, que aquello por lo que los demás lloraban era la tristeza verdadera, que todo aquello que ellos no contemplaban no tenía cabida en mi mente.

Adapté mis vestidos a aquello que sabía que se aceptaría, escuché la música que hacía bailar a los demás, leí las páginas de los libros que se comentaban en cafeterías, mientras me tomaba un café que apenas me gustaba pero que poseía un nombre en otro idioma.

Me olvidé a mí misma, viviendo mi vida a través de los demás, acepté la profesión de espejo que nadie me dió i me dediqué a vivir en el reflejo.

Sabía que romperlo eran siete años de mala suerte, pero siempre he creído mejor afrontar la desgracia de uno que latir en una vida ajena, lejana a tí, perteneciente a otros sin que estos lo sepan.

Dejé de reir cuando las bromas no alcanzaban ni mi sonrisa, lloré sin que otros supieran el porqué, sin que entendieran el sentido de aquellas lágrimas por mucho que las explicara. Me vestí con combinaciones de colores que alarmaban a un daltónico, bailando al son de las notas de una melodía que solo yo conocía.

Y es ahora cuando, en la terraza de un bar, acompañada solamente de una cerveza y el humo de un cigarro que se consume lentamente, siento que me he recuperado.

 

Anuncios

3 comentarios en “Me olvidé

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s