El Tren

– Ojalá llegue el día que todo sea perfecto – me decía.

Y así me encontré años, pensando en lo maravilloso que sería que el universo me sonriera, mirándome a los ojos y mostrándome lo que siempre soñé. Sin embargo la vida no está hecha para disfrutarla, esta diseñada al detalle para que cada aspiración que uno tenga pase de largo en aquella estación, delante de tus ojos, para que tengas que salir tu corriendo, detrás de ese convoy de vagones.

No, no está hecha para disfrutarla, la vida se lucha. Hay quien la combate con un gran sprint final, los hay que se trabajan una carrera de fondo, lo único cierto es que hay que correrla, batallarla cada día, sin conformarse con lo que uno posee pero no le hace sentir vivo, buscando lo que nos asusta pero que queremos.

– Nunca llegará el día que todo sea perfecto – pensé – pero hay que seguir de manera que, si la muerte nos encuentra, nos atrape viviendo.

Sigue la Niebla en Facebook

Entradas relacionadas 🙂

La jaula

Amar el vacío

La certeza del mañana

Escoger el miedo

Anuncios

5 comentarios en “El Tren

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s