Que si juega con una muñeca, no sea por que nunca tuvo un coche.

Miró a su hija. Esa pequeñaja por la que perdía el norte, la que la cautivaba con esas coletas a medio deshacer.

Ahora estaba enfrascada en destruir el envoltorio que tanto le había costado hacer, tirando del lazo plateado que había logrado a las tantas de la madrugada. Luchando contra la cinta adhesiva que con tanto cuidado había colocado.

Por fin llegó a la caja, en la que aparecía una fotografía de dos niños jugando con el coche que albergaba el paquete, la miró desconcertada.

Sonrió para sus adentros,  su imaginación no le había fallado, contempló a su hija que asombrada sacaba el coche de su recipiente y lo miraba, quizás buscando algún peluche, alguna muñeca…

No era lo que la pequeña esperaba, estaba claro, pero era mucho más importante que eso. Significaba no adoctrinarla, huir de esa relegación a lo doméstico, a cuidar de los demás, significaba la libertad de poder hacer, las oportunidades reales de poder ser quien quisiera ser.

Poco después se puso a jugar con el coche, dejando a un lado sus muñecas, ella la miró sonriendo,  esta batalla hay que ganarla con pequeños gestos que  contribuyan a dar pasos hacia adelante. Que si juega con una muñeca, no sea por que nunca tuvo un coche.

Sigue nuestra página de facebook 🙂 La Niebla

Entradas relacionadas:

¿si fuera su última navidad, le regalarías los mismo?

La fría Navidad

Anuncios

10 comentarios en “Que si juega con una muñeca, no sea por que nunca tuvo un coche.

  1. Me encanta, hablo muchas veces con una amiga especial que tengo, que regalo a su ahijado una cocinita.. que los niños son lo que reciben y ven en sus primeros pasos… Que me siento mal cuando veo que a las niñas de mi familia se les regala cosas de ama de casa. Creo que si soy mama, intentare en la medida de lo posible que entienda, que pueden jugar y experimentar con todo.Felices Fiestas

    Le gusta a 1 persona

  2. Jamás les he regalado a mis hijas cuando eran niñas algo que ellas no quisieran, claro está dentro de un precio. Recuerdo que un año pidieron un tren con sus vagones, todavía veo la expresión de sorpresa de mis suegros, mi madre y amistades. Mi padre no se sorprendió.
    Mis hijas estudiaron en un colegio religioso y llego una directora con ideas avanzadas, ¡madre la que lió! las niñas jugaban al fútbol con los niños, a clase de costura tambien acudían los niños, les enseñaba a todos por igual a hacer las camas y otros menesteres. La cantidad de padres que protestaron y muchos llegaron a quitar a sus hijos del colegio.
    Un cordial saludo

    Le gusta a 1 persona

    1. Parece mentira que la gente se asusté ante el progreso, hay que hacer pequeños cambios para que cosas que deberían parecernos lo más normal del mundo, no sigan provocando sorpresa.
      Todos debemos hacer nuestra aportación.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s