La fría Navidad

Nunca antes le había gustado la Navidad, odiaba todas esas luces de colores que brillaban en los cielos de la ciudad. Nunca había compartido regalos, intercambiado postales, y esta navidad no iba a ser menos.

Bajo el amparo de la estación, donde podía esconderse del frío, hasta que los guardias de seguridad le mostraran amablemente la salida, escuchaba el interminable villancico al que habían sometido a los trabajadores del establecimiento, maldiciendo entre dientes esta época del año.

No odiaba la navidad en si, pero el papel de regalo le recordaba que de nadie recibiría un presente, las luces le devolvían a la oscuridad de su vida y las calles repletas de gente, que luego volvería a  su casa, le gritaban que él no disponía de un hogar al que regresar cuando la inmensidad de la noche le atrapara.

Volvió al mismo banco de aquel parque, que tantas noches le había acompañado, con la rabia en los ojos.

– Nadie se acuerda de mí – se decía.

Y lo peor de todo era que tenía razón.

 

Resultado de imagen de foto navidad blanco y negro

 

 

Acordémonos de aquellos de los que nadie se cuida, a los que solemos girar la cara, para evitar ver un rostro de sufrimiento.

Si existe el espíritu navideño, que sea para todos.

 

Sigue La Niebla en Facebook 🙂

 

 

 

Anuncios

18 comentarios en “La fría Navidad

  1. Qué cierto y qué triste, nos hiciste ver lo que a veces nos resistimos a aceptar, hay millones de personas que sólo ven de lejos los festejos y alegría de los demás. Mi corazón llora por ellos y te cuento, yo no voy a celebrar la navidad, va a ser como cualquier noche, mis dos seres más queridos no la celebrarán como quisieran y me solidarizo, no hay Navidad para ninguno de nosotros, pero deseo que todos los demás sean felices y la pasen muy bien ¡felicidades! y muchos abrazos de luz navideña.

    Le gusta a 1 persona

  2. Estos buenos deseos deberían de ser los 365 días del año, menos mal que hay instituciones sin ánimo de lucro que así lo hacen como: Cáritas, Manos unidas, La Cruz Roja, Banco de alimentos, personas ánonimas cuya solidaridad es infinita o personas mayores que con una pensión de miseria mantienen a toda una familia.
    Pero la verdad es que todos deberíamos hacer un esfuerzo y que no quedará sólo en palabras dichas en momentos puntuales.
    UN cordial saludo

    Le gusta a 1 persona

  3. No me gusta la Navidad, quizá porque detesto las obligaciones, y eso incluye la alegría obligada. Si a eso le sumamos mi antipatía por el consumismo, he aquí una fecha para borrar del calendario.
    Toda esa gente que duerme en los cajeros, en los portales o directamente encima de un banco pasando frío debería poder dormir en una cama, en Navidad y el resto del año. Por desgracia, para esta sociedad, que no hace más que mirarse el ombligo, son sólo daños colaterales del neoliberalismo rampante. Siendo pesimista al respecto, creo que toda esta gente se hará visible cuando su número aumente, cuando se forme una masa crítica que será el inicio de profundos cambios sociales. Ojalá no tuviera que ser así.

    Le gusta a 1 persona

    1. Ojalá no se tenga que llegar a eso, pero mucho me temo que será así. Nada cambiará hasta que los que estamos abajo no exijamos que cambie, los pudientes nunca se van a preocupar de nada que no tenga que ver con su dinero.
      Un saludo asquerosamentesano, un placer tenerte por aquí!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s