La jaula

Descubrió, muy a su pesar que los barrotes de su jaula, aquella por la que tanto había llorado, estaban recubiertos de sus miedos, barnizados con sus fustraciones.

El acabado mate de aquel metal no le dejaba ver la verdad hasta ese día, su propia firma en aquel objeto al que culpaba de su encierro, su autoría en el crimen que se cobró como víctima su más preciada compañera, su libertad.

Anuncios

4 comentarios en “La jaula

  1. Pingback: El Tren – Niebla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s